Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información en Uso de cookiesx

Buscador


TUS DATOS Y TÚ

Hoy en día, cada vez que nos apuntamos a un curso, abrimos una cuenta en un banco, navegamos por Internet etc. se nos solicita información que dice mucho de nosotros: quiénes somos, qué cosas nos gustan, cuáles son nuestras capacidades o incluso qué imagen tenemos. Al final, nuestros datos pasan a formar parte de listas o ficheros que pueden depender de las administraciones públicas (por ejemplo nuestro historial académico), pero también de empresas y organizaciones privadas que los utilizan para desarrollar su actividad.

Por eso, es importante que sepamos qué derechos tenemos ante el uso que otros -administración pública o empresas- hacen de nuestros datos y de la información que se desprende de ellos.

EMPEZAMOS POR EL PRINCIPIO: ¿QUÉ SE CONSIDERAN DATOS PERSONALES?

En primer lugar es necesario saber qué datos se consideran como personales. Se trata de todos aquellos datos que puedan hacerte identificable: tu nombre, tus apellidos, tu fotografía, tu domicilio, tu número de carné de identidad, la matrícula de tu coche o cualquier información que haga posible que alguien pueda reconocerte directa o indirectamente.

Dentro de los datos personales existen algunos especialmente protegidos por la ley. Se trata de los relativos a ideología, religión o creencias, afiliación sindical, origen racial, salud y vida sexual. Es importante saber que para solicitártelos no sólo es necesario conseguir tu consentimiento expreso, sino que serán necesarias razones que lo justifiquen, como en el caso de temas médicos, por ejemplo.

LA RECOGIDA: AHÍ EMPIEZA TODO

La recogida de datos personales puede realizarse de diversas formas: verbalmente, por escrito, mediante formularios online, cuando las cámaras del supermercado o del aparcamiento captan nuestra imagen, etc.

En todos estos casos, quién recoge los datos, llamado responsable del fichero, debe cumplir con dos obligaciones básicas:

  • Informarnos de que va a recoger nuestros datos (por qué, para qué y cómo van a ser tratados los datos, si los va a ceder a otra persona y cómo puedes acceder a ellos, rectificarlos o cancelarlos.
  • Solicitar nuestro consentimiento para incluir nuestros datos en su fichero y permitirle su tratamiento o utilización.

¿QUÉ SON LOS DERECHOS ARCO?

Como acabamos de ver en relación al contenido de la información que nos debe ser facilitada, la normativa vigente nos reconoce una serie de derechos sobre nuestros datos. Se denominan derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición).

El derecho de acceso te permite saber qué datos personales tuyos están sometidos a tratamiento. Para ello, puedes realizar una consulta gratuita a la Agencia Española de Protección de Datos. Este derecho sólo puede ser ejercitado una vez cada doce meses, salvo que acredites un interés de especial relevancia, en cuyo caso podrás hacerlo antes.

El derecho de rectificación, por su parte, sirve para corregir errores, modificar datos inexactos o incompletos y garantizar que tus datos son correctos. El responsable del fichero tiene que hacerlo efectivo en un plazo de 10 días naturales desde que se lo solicites. Además, deberá responderte en todo caso, tenga o no datos tuyos en su fichero.

El derecho de cancelación te va a permitir que se supriman los datos que resulten ser inadecuados o excesivos. La cancelación supone evitar que tus datos de carácter personal continúen en poder de un tercero, o sean tratados de manera no consentida o no ajustada a ley.

El derecho de oposición supone que tú tienes la facultad de disponer y decidir sobre el uso y la finalidad que se va a dar a tus datos personales, y por tanto como regla general tienes la posibilidad de oponerte a su tratamiento mediante una simple solicitud al responsable del fichero.

¿A PARTIR DE QUÉ EDAD PUEDO DAR MI CONSENTIMIENTO POR MÍ MISMO?

La protección de datos de los menores tiene una especial relevancia. Como norma general, podrás dar tu consentimiento al tratamiento de tus datos a partir de los 14 años. No obstante, necesitarás que sean tus padres quienes lo otorguen en tu nombre si para la validez del acto que vayas a realizar es necesario que seas mayor de edad. Para recoger datos de menores de catorce años el consentimiento paterno se requiere siempre.

¿PUEDO TRATAR LOS DATOS DE OTRAS PERSONAS?

Todos manejamos datos de otras personas a diario. Nuestro perfil en redes sociales, nuestros contactos del móvil… contienen información sobre nosotros y sobre nuestro entorno.

En general, no tenemos ninguna obligación en materia de protección de datos cuando ejercemos de forma correcta nuestro derecho de información o libertad de expresión. Tampoco si el entorno en el que publicamos los datos es cerrado: por ejemplo, si nuestra cuenta de facebook o de cualquier otra red social no está abierta a todos los usuarios de la red.

En cualquier caso, y aunque nuestra actuación no vaya contra las normas relativas a protección de datos, es posible que podamos ser responsables por daños causados a la imagen, la reputación o la intimidad de otras personas. Por eso, no hagas en Internet lo que no harías fuera.


  • Logotipo del ayuntamiento de Pamplona; Ir a la Página de Inicio

Compártelo

  • icono de facebook
  • icono de delicious
  • icono de yahoo_bookmarks
  • icono de meneame
  • icono de myspace

© Pamplona Joven es una iniciativa del Ayuntamiento de Pamplona

Plaza Consistorial, s/n - 31001 Pamplona (Navarra) - 948 420 100 pamplonajoven@pamplona.es