Usamos cookies propias y de terceros para mejorar la calidad de nuestros servicios. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. Más información en Uso de cookiesx

Buscador


Despedirnos, separarnos... Y seguir siendo felices

  1. Inicio
  2. Casa de la Juventud
  3. Oriéntate
  4. Asesoría Psicológica
  5. Despedirnos, separarnos... Y seguir siendo felices

Despedirnos, separarnos... Y seguir siendo felices

Despedirnos, separarnos… definitivamente decir adiós a algo o a alguien causa dolor y no se puede evitar en el desarrollo de nuestra vida. Conforme crecemos incorporamos a nosotros nuevas personas, vivencias y también a otras las dejamos atrás, diríamos que es ley de vida. Algunas de estas separaciones, despedidas resultarán traumáticas debido a lo que significaban para nosotros y seguramente a lo que nos aportaban.

El duelo

A ese camino de aceptación de la pérdida se le llama en psicología “duelo” y es “el tiempo necesario para la superación de la pérdida y adaptación a la vida sin lo que ya no está y hemos perdido”.

Esta perdida debería ser y será una oportunidad para crecer, tenemos que pensar que saldremos más fuertes de ella porque sacaremos más recursos para adaptarnos a estas nuevas situaciones que antes no existían, y con ello avanzar, aceptar la vida como viene y exprimirla para sacar el mayor jugo de ella.

Situaciones que nos pueden causar “duelo”:

  • Pérdida de seres queridos, separaciones, abandonos…
  • Relaciones rotas: pareja, amistad….
  • Cambios de lugar de residencia o trabajo
  • Momentos que se acaban
  • Deseos que no podemos realizar

Qué hace difícil este “duelo”:

Nuestra cultura: Nos han enseñado a pensar en negativo, tristeza y dolor como algo que no se supera y que la vida sin ello no tiene sentido o tiene bastante menos.

Frases culturales:

  • No soportaría la vida sin el/ella.
  • Sin ti no soy nada.
  • No puedo ser feliz si no tengo lo que deseo.

La tristeza es una emoción biológica natural y ¡tiene un final!, aunque si nos empeñamos en lo contrario nos hacemos un flaco favor y nos acercamos en exceso al sufrimiento.

Sentimiento de posesión: Si creo que algo es mío, lo agarro con tantas ganas y tengo tanto miedo a perderlo, que al separarme sin soltarlo, me rompo (desgarro) y rompo (destructivo).

Miedo a lo desconocido: Nos agarramos a lo que ha sido y esto nos impide vivir y disfrutar de lo que sigue (el aquí y ahora). Cuando estamos convencidos, es decir, creemos y confiamos en tirar para adelante nuestras posibilidades se incrementan una barbaridad.

Pasos a dar para superar el duelo y decir adiós:

  • Permitirnos estar tristes.
  • Aceptar el dolor y saber que tiene un final aunque nos sintamos solos, descentrados e impotentes.
  • Darnos tiempo, eso sí si al año sigo mal (triste) tengo que buscar ayuda.
  • Ver la perdida como una oportunidad de cambio y crecimiento (no como un fracaso personal). Se supera cuando podemos recordar lo que pasó sin dolor.
  • Sé amable y cuidadoso contigo, no te hagas daño.
  • Agradece y aprende a valorar las cosas más pequeñas.
  • Concéntrate en lo que tienes y ¡no en lo que perdiste!
  • Permite que lo antiguo deje de ser y deja pasar a lo nuevo que está por llegar.
  • Acepta la pérdida, confía en ti y sabes que tienes recursos de sobra para ¡vivir de nuevo y crecer!

  • Logotipo del ayuntamiento de Pamplona; Ir a la Página de Inicio

Compártelo

  • icono de facebook
  • icono de delicious
  • icono de yahoo_bookmarks
  • icono de meneame
  • icono de myspace

© Pamplona Joven es una iniciativa del Ayuntamiento de Pamplona

Plaza Consistorial, s/n - 31001 Pamplona (Navarra) - 948 420 100 pamplonajoven@pamplona.es